lunes, 21 de enero de 2008

Enero negro

Ha sido un comienzo de año muy duro. El día 2 murió mi abuelo. Alguna vez ya hablé de él... No vivíamos en la misma ciudad y, muchas veces, nuestra relación se reducía a la típica llamada de los domingos. En ese escaso contacto telefónico los temas nunca eran demasiado profundos; nunca hubo un gran entendimiento. Los últimos años de su vida, desde que mi abuela murió hace ocho años, los quebraderos de cabeza que nos ha dado y, en especial, a mi padre han sido tremendos. Siempre tuve la duda de cómo sería este momento cuando llegara, pues intuía que quizá tan sólo llegara a echar de menos la llamada telefónica. Pero no ha sido así, ha sido lo más duro que he vivido nunca, días angustiosos, situaciones en las que no he sabido cómo comportarme y un apoyo enorme que dar a mi padre.

En estos días que pasé de tanatorio, de noches en vela y de momentos fúnebres, mi empresa no se olvidó de mí en ningún momento. Hacía escasas horas que había salido de la ciudad de viaje para llegar a la ciudad de mi abuelo, manteniendo la calma al volante mientras mi hermano y mi madre iban destrozados, y mi padre estaba sólo con el cadaver de mi abuelo, cuando me llamaban para preguntarme cuándo me pensaba incorporar. Después de eso, los engaños para intentar que no me cogiera los cuatro días que a todo trabajador le corresponde se han sucedido.

El día cuatro por la noche esparcimos sus cenizas por la serranía del lugar; era un hombre de campo. Y la noche de Reyes por fin llegamos a casa, sin ganas ninguna regalos ni celebraciones. Sin embargo, mi padre nos regaló a mi hermano y a mi dos crías de a*g*a*p*o*r*n*i*s. Fue uno de los mejores regalos de mi vida. Es increíble el cariño que se le puede coger a un p*o*ll*i*t*o de apenas una semana. Hace un par de días también murieron los dos. El de mi hermano pensamos que de frio, era muy pequeñín y se salió del n*i*d*o por la noche. Por la mañana estaba heladito y se murió en mis manos. El mío estaba bien, comía genial, jugaba todo el rato y estaba calentito. A las seis de la mañana me levanté para darle la papilla y a las diez ya estaba muerto. Todavía lo pienso y me culpo de que esa pequeñita vida no saliera hacia adelante. Fue horrible verlo sin vida.

Estoy deseando que termine este mes de enero porque ya no aguanto más. Estoy más sensible que de costumbre, lloro por cualquier cosa y me irrito constantemente con A. No sé qué me está pasando pero quiero que termine ya. La vida es dura pero nadie me dijo nunca que vivir doliera tanto.

10 comentarios:

Nat dijo...

Siento decirte que las desgracias no tienen fecha. Ya sea enero o junio, lo que tenga que pasar, pasará.
Tómate tu tiempo, desahógate y comparte tu tristeza con la gente que te quiere.

Siento mucho lo de tu abuelo.

Muchos besos

chapete dijo...

no mola nada empezar asi el año...a ver si lo vamos enderzando poco a poco!!!


animo!!!!!!!!

ardid dijo...

Te había leido hace un tiempo, antes de que tuviese un blog. Y me parecías super alegre, y muy divertida. Y leo esta entrada, y de veras que siento mucho todo. Espero que pasados ya unos días de cuando posteaste ésto estés mejor.
Aunque por mucho que te digan, no se arregla nada...pero nose....cuando se murió mi abuela no eché de más que me dijeran que lo sentían, sentirme arropada. Aunque por aquí es como más impersonal (no nos conocemos), pero si sirve de algo Lo siento, en serio.
Y en cuanto a los agapornis, por lo que sé, dice la leyenda que "los inseparables" (como se les conoce a esos pájaros) si muere uno el otro va detrás. Es una curiosa historia a lo Romeo+Julieta. Aunque no sé hasta qué punto tendrá de cierto....lo he oido más de una vez.

Un besote Bec y MUCHO ÁNIMO!

Víctor M. Ganso dijo...

Animate Bec, que un día estamos bien y otro estamos mal.

principito dijo...

Muchos ánimos Bec. La vida sigue y nosotros con ella. Eres fuerte, confío en ti.

Un calido abrazo con todo mi cariño!!!

El futuro bloguero dijo...

Te tenía perdida en tu abandono de la actividad blogueril. Me alegro de verte de nuevo en activo, y siento mucho, mucho ver que estás sufriendo.

La vida es a veces cabrona, pero no es cabrona siempre. En un tiempo estarás mejor.

Ojalá este yo por aquí para disfrutar de tu alegría como hoy me solidarizo con tu pena.

Animos, si es que te valen de algo de apoyo.

besos

TintaRoja dijo...

Pequeña Bec...házme el favor de volver

Ex Traño dijo...

hooooooooooooooolaaaa,
me alegra ver que no hay que perder la esperanza de volverte e ver renacer, lo de tu abuelo, pues no hay palabras, te entiendo perfectamente, hace poco pasé por el trance y lo unico que puedo decirte es que si, que vivir duele mucho y que hay veces que lo unico que te hara sentirte vio sera el dolor que sientes pero hasta de esto se pueden sacar cosas positivas, asi que animo y alegramos un poco la vida a los demas con tu presencia que nosotros te lo devolveremos con creces....

muchos muchos mimos, besos y abrazos bec

Watari dijo...

Hola, guapa... llevas tiempo sin postear, ¿no? a ver si encuentras un momento y vuelves a iluminarnos con tus cosas.

principito dijo...

Dónde estás Bec? Vuelve!

Espero q todo vaya mejor.

Besitos.